blog

niñas_tic

Las niñas en las TIC: Educando en valores digitales

Si algo tienen en común las mujeres que hoy trabajan en el sector tecnológico es que fueron niñas muy curiosas y que querían conocer el porqué de las cosas. Es de su experiencia y del esfuerzo de toda la comunidad por romper estereotipos de género que se están consiguiendo cambios en los sectores más punteros de la economía mundial.

La brecha digital de género es una realidad, pero el sector TIC ha dado grandes pasos hacia la igualdad y el empoderamiento de las mujeres a través de las tecnologías. Es por ello que las Naciones Unidas celebraron por primera vez hace 10 años el Día Internacional de las Niñas en las TIC, porque es a través de la educación como se puede cambiar el futuro y fomentar que las mujeres no solo sean usuarias de las tecnologías sino también creadoras.

Desde Ipglobal queremos también aportar nuestro granito de motivación a esas niñas que van a orientar sus estudios a elegir carreras técnicas que harán la presencia femenina futura mucho mayor entre los profesionales del sector de las Tecnologías de la Información y Comunicación. 

niñas_ticLos datos son los datos

No podemos huir de los hechos y mucho menos de los datos. En España la brecha de género es enorme, donde solo el 13% de los matriculados en carreras TIC son mujeres.

Hemos dado pasos agigantados en la incorporación de la mujer en el sector TIC y en las carreras universitarias STEM. Pero todavía queda mucho por hacer. Según estudios del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información (ONTSI), solo el 23% de los perfiles que trabajan en el sector tecnológico son mujeres.

Hemos querido saber un poquito más sobre la vocación TIC de nuestras compañeras tech para decidirse por unos estudios relacionados con la Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM por sus siglas en inglés) y les hemos preguntado sobre su infancia geek, sus inspiraciones y sus motivaciones. 

La sorpresa es que nos encontramos con un paradigma donde las niñas de ayer que tuvieron el apoyo de sus padres, avivaron la llama de la curiosidad por comprender cómo funcionan las cosas y que no les importó romper con los estereotipos de la época donde las tecnologías eran para los niños, se han convertido en profesionales TIC.

niñas_tic4 razones para que las niñas elijan carreras TIC

Haz de tu pasión por la tecnología, tu profesión. – Tania Pereira

Desde muy pequeña me gustaba desmontar los juguetes para saber cómo eran por dentro y así hacerme una idea de su funcionamiento. Supongo que la elección de mi profesión fue una mezcla entre mi interés por conocer el funcionamiento de todas las cosas y la influencia de mi padre (que era ingeniero electrónico).

La educación en las niñas es uno de los factores que más marcarán sus decisiones futuras. Al menos en mi caso influyó, porque mis padres fomentaron el interés que mostraba en las cosas que hacía mi padre, a pesar de que mucha gente decía que eso eran “o cosas de hombres”.

Romper con los estereotipos o roles de género. – Sheila Cabanas

La ausencia de niñas en las TIC tiene origen en la denominada socialización diferenciada, donde culturalmente se asocian unos oficios a mujeres y otros a hombres, siendo estos últimos los “asignados” al mundo de las TIC. Por suerte, se está avanzando mucho, y la sociedad es cada día más consciente de que no existe tal diferenciación, pero aún queda mucho por trabajar.

Desde mi punto de vista, las familias y la educación son cruciales y deberían lanzar siempre un mensaje de igualdad, que tanto niños como niñas pueden dedicarse a lo que les guste, sin tener que ceñirse a unas profesiones asignadas socialmente a su género.

Para acercar y visibilizar la presencia femenina en las TIC, existen una gran cantidad de iniciativas que se encargan de dar a conocer y poner en valor el gran talento femenino existente en este mundo, algunas de ellas a las que sigo por Twitter son @MujeresTech, @adalovedev o @WomenTechmakers.

En mi caso la educación supuso el 100% de mi orientación profesional, ya que de ahí viene toda mi influencia. Si no fuera por aquella profe de clases extraescolares, quién sabe, igual no estaría en este mundo TIC a día de hoy. Y mi familia, aunque no entendían muy bien de que iba el tema de la programación (incluso dudo si ahora lo entienden del todo), siempre me animaron muchísimo a seguir en esto.

La diferencia la marcan las personas, no el género. – Pilar Mirás

Realmente no creo que influya que la mayor parte de mis compañeros sean hombres, también he trabajado en equipos con mujeres y en equipos que han sido más equilibrados. Desde mi experiencia, la diferencia la marcan las personas y la calidad de trabajo, no el género.

Hoy en día las diferencias entre géneros de brechas salariales o desigualdad se van haciendo más pequeñas. En mi caso nunca he tenido una experiencia negativa en ese sentido.

En un momento en el que nos toca decidir hacia dónde vamos a orientar nuestra carrera profesional debemos tener cuidado con el discurso sobre las salidas profesionales que ofrecen los diferentes ciclos formativos y carreras universitarias para evitar orientarlas hacia una visión masculinizada, feminizada o de cualquier otro estereotipo en cualquier profesión.

Dar alas a la curiosidad, información y herramientas para aprender. – Iria Pico

En este sector, las profesiones que hay ahora no son las que había hace 20 años, ni serán las que habrá en 2030, es un sector que evoluciona muy rápido.

Las niñas deberían tener herramientas adecuadas, buena información, motivación y ejemplos profesionales a seguir. Pero creo que lo más importante sería dejar fuera de la ecuación el “no se me da bien” o el “yo no entiendo de eso” y empezar a estimular ese interés para que vea que puede hacerlo. Existen muchos estigmas que tienen que desaparecer.

La información, el no limitar a una persona, y la naturalidad de tratar estos temas es algo muy importante en esta edad. No debemos encasillar una profesión/educación en un género. Creo que es muy importante visibilizar siempre el sector femenino en este campo y la confianza en uno mismo. Si una niña muestra interés por ese campo, potenciar esa curiosidad y darle las herramientas necesarias es clave.